miércoles, 19 de septiembre de 2007

Las llaves telegráficas

Durante varios años hemos estado participando en la radio afición y aunque hemos entrado y salido de la actividad normal y constante, hace ya como dos años que estamos constantemente activos. Hablo en plural porque mi papá, WP4L, y yo compartimos el entretenimiento. Con este blog quiero compartir algunas de las cosas que hacemos dentro de la radio afición. Cuando digo hacemos, me refiero a que tanto mi padre como yo fabricamos cosas dentro de la misma. En esta parte les quiero hablar un poco de las llaves telegráficas que usamos en casa. La mayoría de las mismas son fabricadas por él, WP4L, y son las que más usamos.

Durante más de un siglo se viene usando la telegrafía como lenguaje de comunicación y aunque el ejercicio de transmitirla no ha cambiado mucho, creo que hoy tenemos las mejores llaves telegráficas que se han construido jamás. Existe un buen artículo en eHam.net donde DJ8GO describe cual entiende él son las características deseables en una buena llave telegráfica. Yo estoy de acuerdo con las mismas.

Tengo que aclarar que no soy un buen telegrafista, y aunque esto pueda hacerle pensar que mi juicio no es el mejor al momento de cualificar una buena o mala llave telegráfica, entiendo que lo que he aprendido compartiendo con mi padre (WP4L) y su fabricación de las mismas me permiten tener una clara idea sobre estas.

Hoy quiero compartir un poco con ustedes parte del proceso en la fabricación de una de las llaves hechas en casa que entiendo es la mejor. Igualmente les mostraré otras incluyendo las mías más adelante.

Esta llave telegráfica está construida de acero inoxidable, lo que le da mayor peso, durabilidad y belleza. Todos los componentes están instalados dentro de la llave de forma que el polvo que suele depositarse con los contactos se disminuye. Los contactos están enchapados en oro para asegurar la máxima continuidad en los circuitos cuando se transmite además de poder utilizarla para altas velocidades cuando el operador lo necesite. Los brazos de las paletas son de aluminio para disminuir su peso con una relación de 1 a 1 entre los contactos y los dedos. El mecanismo de retorno resulta la parte más diferente a las otras llaves telegráficas que he visto, pero sin apartarse de la correcta concepción de que los mismos estén lo más cerca del pivote de cada brazo para lograr una acción sumamente ligera de retorno. Los pivotes son en cajas de bolas y el ajuste de tensión es muy fácil de realizar logrando una integración de elementos muy eficiente, cómoda y minimalista cuando miramos la llave es su posición normal de operación. La construcción de esta llave tomó varias semanas, muchas cuchillas “fresas”, barrenas y machos de hacer rosca rotos. Antes de esta llave, se han fabricado otra cantidad de ellas de donde hemos aprendido que cosas están bien y cuales definitivamente no.

Otro modelo que mucho nos gusta y que usualmente se usa es el de madera con el puente en bronce. Este modelo es la culminación de otras tres modelos de llaves en madera que aunque trabajaban muy bien tenían muchas de esas características que no queremos como poco peso, una relación muy rápida debajo de 1 a 1 entre los dedos y los contactos y finalmente problemas con los pivotes por ser en madera el material de la misma. Está construida con madera de Guayacán, una madera tropical muy fuerte, tanto así que se puede trabajar como si fuese acero haciéndole rosca, taladrándole y cortándose en la “Milling Machine". Los pivotes son en bronce y el mecanismo de retorno son resortes individuales muy cerca unos de otros. Por su construcción de madera las paletas están alambradas por debajo, al igual que la llave, con alambre de cobre de calibre 26. Esto asegura una continuidad de cero resistencia. Todos los tornillos son hechos en bronce a la medida incluyendo los tamaño 4 que soportan la barra de madera que sujeta el cable en la parte trasera de la llave. El puente de bronce logra el peso necesario evitar que la misma se nos mueva mientras la usamos y al estar justamente en el pivote de la misma la estabilidad es buena a pesar del bajo peso.

¿Cómo comparan con otras llaves?

Bueno, esta es la peor parte, no tengo forma de compararlas con otra cantidad de buenas llaves que entiendo también son excelentes. Al momento sólo tenemos una Bencher que ha estado en nuestro poder desde 1985 y que luego de mil batallas y una gran cantidad de QSO todavía sigue dando candela. La altura de los plásticos de la Bencher resultan más cómodos en algunas ocasiones, pero en cuanto a la estabilidad, la relación entre los contactos y los dedos y el balance en general al usarla, no puedo más que decir que suenan diferente. La Bencher domina en estabilidad a las de madera, pero no así a la de Acero Inoxidable. Ninguna muestran problemas de resistencia en los contactos, por lo que difícilmente fallan al tacto, tan siquiera cuando se les golpea con el lápiz cuando cambias de transmitir a recibir. La de Acero Inoxidable resulta atractiva mente simple, pero la de madera con el puente de bronce es más rústica lo que crea un atractivo mecánico muy aceptado por una cantidad de radios aficionados de mucho tiempo en la radio como mi padre. La Bencher también se ensucia con facilidad y uno tiene que estar limpiándola con una hoja de papel en los contactos. Finalmente los ajustes de la de madera son los más fáciles de cambiar; las demás necesitan alguna herramienta, esta no.

1 comentario:

Julio dijo...

Saludos:

Muy buen trabajo de las llaves de telegrafia. Se ve que la calidad de estas es aparente de primera.
Muy interesante y te felicito tanto a ti como a tu papa.

Atentamente
Julio Medina
NP3CW